¡ESTAS MAS CERCA DE LO QUE PIENSAS!

¡ESTAS MAS CERCA DE LO QUE PIENSAS!

Esta es una historia que nos ayuda a reflexionar sobre lo que estamos haciendo y sobre lo que debemos hacer.


¡ESTAS MAS CERCA DE LO QUE PIENSAS!

“Empecé mi camino con sólo un teléfono celular y una botella de agua. Decidido, adopté un buen paso. Los primeros quince minutos me parecieron relativamente fáciles. Me sentía como si estuviera llevando una carga adicional. Tuve que detenerme cada cierto tiempo para recobrar el aliento.

Habría caminado unos cuarenta y cinco minutos cuando el sendero se tornó extremadamente empinado, casi como si estuviera ascendiendo en sentido vertical. El camino seguía una ruta sinuosa hacia el cielo a través de gruesos troncos de pino Aspen y Ponderosa. La vista era a la vez hermosa e intimidante. A pesar de estar en buena forma, me ardían las piernas y me palpitaba el pecho.

Al subir por enorme risco, tuve que detenerme a recobrar el aire. Estaba empapado en sudor. Pensé: Si me faltan otras dos horas como esta no sé si lo lograré.

Hasta ese momento, no había encontrado a nadie en mi camino. De pronto, un hombre mayor apareció descendiendo de la montaña, por un recodo. Tenía una camiseta, un patalón corto y zapatos de escusionista, traía en la mano un bastón de caminante. Parecía fresco y tranquilo. Me interpretó bastante bien.

Al pasar, me dijo algo que cambió por completo mi punto de vista. Me sonrió amablemente y dijo con voz tranquila: “Está más cerca de lo que cree”.

Al oir esas palabras, me sentí rejuvenecer, como si me hubiera infundido un soplo de nueva vida en los pulmones. Sentí una energía que me recorría todo el cuerpo. Mis piernas se tornaron más fuertes. Me invadió un segundo aliento. De ahí en adelante, con cada paso, fui repitiendo esas palabras de ánimo: “Lo lograré, estoy más cerca de lo que creo”.

Aunque el ascenso fue difícil, aunque mis músculos y mis pulmones ardían, seguí diciendo, “Ya casi llego a la cima. Sé que lo lograré”. Y así fue; sólo diez minutos después, me encaramé por unas grandes rocas y contemplé el más hermoso panaroma: la cumbre.

No sé hacia dónde vas, ni cuáles son tus sueños, ni cuantos obstáculos tendrás que superar. Pero te animo a permitir que estas palabras lleguen a lo más profundo de tu espíritu. Recíbelas por la fe.

ESTAS MAS CERA DE LO QUE CREE.

Una recesión global a oligado a muchos a posponer sus sueños y cancelar sus planes. Es posible que hayas perdido tu trabajo. Es posible que hayas perdido tus ahorros, tal vez has perdido inclusive tu casa. Sin embargo, este no es el momento de convencerte de que debes abandonar tus objetivos y tus sueños. No es el momento de desanimarte. Tal vez pienses, como lo hice yo mientras subía por ese camino, que no has llegado ni siquiera a la mitad de tu recorrido. Tal vez creas que te queda aún mucho por andar. Pero lo cierto es que no lo sabes. Tal vez tu sueño esté a la vuelta de la esquina. Tal vez pienses que te tomará otros dos años. Pero si no pierdes la fe, ¿quién sabe? Es posible que sean apenas dos meses. Estás más cera de lo que crees. Pienso que este es tu momento.

ESTE ES TU MOMENTO

Tomado de “Este es tu momento” de Joel Osteen

José J Zúñiga S
Cómo Trabajar desde Casa

{lang: 'es'}

Entradas Relacionadas




Leave a Reply