La Paciencia

LA PACIENCIA
Hoy traemos para tu análisis un artículo del libro “LA LAMPARA MAGICA” de keith Ellis, que habla de la PACIENCIA, con el objeto de facilitarte el seguir tu camino hacia la libertad financiera, hacia el convertirte en el empresario de éxito que tanto buscas y luchas. Mismo que sólo lograrás poniendo en acción tus cualidad y dones entre ellos la PACIENCIA.
Exitos y adelante

La Paciencia
Puede que sea uno de los clichés más antiguos de la humanidad, pero la paciencia es verdaderamente una virtud. Realizamos nuestros mayores logros a lo largo del tiempo, con dedicación y perseverancia considerables. Ninguna de estas cualidades sería posible sin paciencia. “Todo se cumple para aquel que espera”, dice el viejo preverbio. El secreto de la espera es la paciencia.

Sin embargo, en nuestra cultura es más probable que actuemos como si la impaciencia fuera una virtud. ¿Cuántas veces habéis escuchado a alguien afirmar: “¡No tengo paciencia!”, como si estuviese orgulloso de revelar su defecto?

¿Cuántas veces vemos a personas que llevan su impaciencia como si fuera una medalla de honor? Sin embargo, la impaciencia no es más que sinónimo de satisfacción inmediata. Y nada podría ser más equivocado que alabar la satisfacción inmediata. Nada podría ser más destructivo para la felicidad, la realización y el éxito. Nada podría ser más perjudicial para un deseo.

A pesar de todo lo que despotricamos contra los vicios de la satisfacción inmediata, a pesar de cuanto moralizamos devotamente contra ella, de cómo la condenamos con fervor, lo único que realmente importa es encontrar un remedio. Paradójicamente , este está justo delante de nuestras narices. Siempre ha estado ahí. En la batalla contra la satisfacción inmediata, el arma más valiosa es la paciencia.

La paciencia es la capacidad de esperar un resultado, en lugar de insistir en que este resultado se produzca inmediatamente. La paciencia es la capacidad de esperar mientras todos los factores que no puedes controlar se ordena para ayudarte a conseguir lo que no puedes hacer solo. Si realmente queremos curar la aflicción llamada satisfaccióln inmediata, lo único que tenemos que hacer es cultivar nuestra paciencia. ¿Pero cómo?

Podemos empezar reconociendo que la paciencia no es sólo una virtud, sino también una habilidad. Además es una habilidad que podemos aprender, y que cualquiera puede dominar. Y la paciencia es una de las habilidades más agradables porque nos permite relajarnos, recuperar el control de nosotros mismos y restablecer un sentido de bienestar y equilibrio, aunque sea en medio del caos.
La paciendia te permite superar la confusión y el caos de una vida frenética y comprender que hay elementos muy por encima de los que puedes dominar con tus propios medios. Si estás dispuesto a esperar estas fuerzas, o, en otras palabras, si eres paciente, ellas funcionarán a tu favor, en lugar de hacerlo en tu contra.

¿Y cómo se aprende la paciencia? De la misma manera que has aprendido todas las otras competencias que posees, es decir, a través de la práctica. Concretamente, practicas eperando.

La próxima vez que tengas que esperar algo, piénsalo como una práctica. No pienses en ello como una pérdida de tiempo sino como una manera de utilizar el tiempo a tu favor. Piensa en ello como si te estuviesen dando una oportunidad para desarrollar una compentencia que, una vez dominada, te brindará la alegría y la tranquilidad con que, de otra manera, sólo podrías soñar.

Al adoptar la paciencia como fuente de fortaleza para que tus deseos se cumplan, y al adoptar la espera como una manera de desarrollar esa fuerza, los retrasos te estimularán, los fracasos te fortalecerán y el tiempo (tal vez que por primera vez en tu vida) finalmente estará de tu lado.”

Que tengas un día lleno de éxito

Saludos
José J Zúñiga Soto
{lang: 'es'}

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.