Cómo Vivir la Vida. Randy Pausch. La última lección

La última Conferencia

Esta es la conferencia que RANDY PAUSCH dictó en su Universidad, la cuál fue nombrada como la ULTIMA LECCION, en vista de que padecía de cáncer terminal.

Nos dice Randy:

– Esta conferencia no es sobre la muerte.

-Es sobre los sueños y cómo conseguirlos

-Aquellos que teníamos en nuestra niñez.
-Donde tenemos que vernos constantemente soñando.
-Sobre sueños hechos realidad y sobre sueños que siguen esperando.

-Nos dice que la EXPERIENCIA, es lo que obtgenemos al no lograr obtener lol que queremos. Siga viendo el resúmen

{lang: 'es'}

Entradas Relacionadas


¿Es Pecado Ser Rico?

Artículo publicado en “El Precursor” de la Iglesia Católica de Tibás, San José Costa Rica.

¿Es Pecado ser Rico?

Hace algunos días, un obispo en el Vaticano mencionó, a un medio de prensa, los pecados que él consideraba como los nuevos pecados capitales; dicha mención generó alguna pequeña polémica en la prensa internacional. He querido mencionarlos en este artículo para desarrollar el tema.

Los nuevos pecados capitales, enumerados por Gianfranco Girotti, son los siguientes:

  1. No realizarás manipulaciones genéticas.
  2. No llevarás a cabo experimentos sobre seres humanos, incluidos embriones.
  3. No contaminarás el medio ambiente.
  4. No provocarás injusticia social.
  5. No causarás pobreza.
  6. No te enriquecerás hasta límites obscenos a expensas del bien común.
  7. Y no consumirás drogas.

Me referiré a los directamente relacionados con el título del artículo a saber, los números 4, 5 y 6.

Para iniciar, es conveniente preguntarse, ¿tiene respuesta la pregunta planteada en el título?, es decir ¿es en realidad pecado ser rico? (podrías entender como rico aquel que dispone de los suficientes bienes materiales y económicos para vivir con cierto nivel de comodidad), aún más, qué pasa cuando se ha llegado a ser rico mediante el trabajo honesto y el talento que se posee como persona.

 

Para dar respuesta a la consulta, es interesante mencionar un extracto del artículo publicado en el Eco Católico (Es el periódico de la Iglesia Católica de Costa Rica), el día 6 de abril (2008) y del cual tomé prestado el título: “Si el rico logra desapegarse de los bienes materiales, y a partir de su riqueza propicia solidariamente mejores condiciones de vida para los menos favorecidos, se acerca al plan de Dios, mientras que si el pobre se aferra idolátricamente a lo poco que tiene, se aleja del designio divino. No se trata de una valoración por la cantidad de bienes que se posean, sino de la actitud que cada quien asuma frente a ellos”.

El padre Emilio Garreud, profesor de Doctrina Social de la Iglesia, indica al respecto: El pecado está precisamente en que el destino universal de los bienes (pilar de la Doctrina Social de la Iglesia, por el cual se defiende que Dios ha puesto los bienes en el mundo para todos los hombres y mujeres), que debieron ser para todos, quedan en manos de unos cuantos que los acaparan para su provecho personal. Que muchos lo han ganado sin haberle robado a nadie es cierto, pero el problema no está ahí, sino en que la abundancia los lleve a ser insensibles ante el drama del pobre, como en la parábola del rico Epulón, que no explota ni le roba a nadie, pero cae en la insensibilidad ante la pobreza que los rodea. En otras palabras, quien no es sensible ante las realidades de los otros o utiliza su fortuna solo para el beneficio personal, sin darle una función social, está cometiendo un pecado”.

A partir de lo indicado por ambos artículos, la respuesta a la pregunta planteada es: NO. Sin embargo, es muy importante seguir profundizando en lo señalado por ellos en cuando a la posesión de los bienes materiales. Juan Pablo II, en sus encíclica Sollicitudo Rei Socialis, nos indica que “Tener objetos y bienes no perfecciona de por sí al sujeto, si no contribuye a la maduración y enriquecimiento de su ser, es decir, a la realización de la vocación humana como tal”.

El mismo padre Garreud manifiesta al respecto: “Es un hecho también que habrá muchos ricos que se salven y pobres que se condenen, si hay ricos que hacen de su riqueza un beneficio para los demás, se salvarán, pero si hay pobres que hacen de lo poco que tienen una idolatría, no se salvarán. El tema no es lo que se tiene o no, sino la actitud que se asume frente a los bienes que se tienen”.

Como complemento a lo anterior, retomo las palabras de Monseñor Sanabria de hace más de 60 años (Fue Obispo de Costa Rica), en su carta Pastoral sobre el Salario Justo, en donde explica la necesidad de hacer un uso correcto del salario que obtenemos por nuestro trabajo: “Desde luego comenten injusticia o aumentan la insuficiencia de los salarios, los trabajadores que, o emplean en vicios lo que estaba destinado al mantenimiento de los suyos, o que gastan en lujo o en cosas inútiles o menos útiles el fruto de su trabajo. Juzgamos, por muchas indicaciones, que esta es otra de las graves y más generalizadas causas de la insuficiencia del salario de nuestros trabajadores, y del estado de miseria en que vegetan muchas familias. Y así como se habla de injusticia en el pago de los salarios, bien puede hablarse de injusticia en el gasto de los mismos; injusticia contra sí mismos y contra sus familias de parte de los trabajadores, y también injusticia contra la sociedad, porque también el salario tiene una misión social que cumplir”.

Y para aquellos que, en no pocas ocasiones se sienten desmotivados ante la indiferencia de las personas, a pesar del esfuerzo que ponen para tratar de ofrecer las enseñanzas de la Iglesia, Monseñor Sanabria nos dice: “Digámoslo con franqueza, durante muchos años la doctrina social de la Iglesia permaneció ignorada por los más, y hasta causó no poco escándalo, mejor dicho desilusión, cuando recientemente llegaron a conocerse los grandes alcances es esta doctrina, Se pensó que la misión única de la Iglesia en estas manterias era predicar la conformidad a los pobres, o bien recomendar tan solo el cumplimiento de los deberes de caridad, a los que buenamente quisieran cumplirlos. La doctrina católica, sin embargo ha enseñado siempre que, en la solución de de la cuestión social, han de entrar la justicia y la caridad y precisamente en orden enunciado, y que justicia sin caridad es injusticia y caridad sin justicia es egoísmo”.

Saludos y éxitos

José J Zúñiga Soto
Totalmundi

{lang: 'es'}

Entradas Relacionadas


La Paciencia

LA PACIENCIA
Hoy traemos para tu análisis un artículo del libro “LA LAMPARA MAGICA” de keith Ellis, que habla de la PACIENCIA, con el objeto de facilitarte el seguir tu camino hacia la libertad financiera, hacia el convertirte en el empresario de éxito que tanto buscas y luchas. Mismo que sólo lograrás poniendo en acción tus cualidad y dones entre ellos la PACIENCIA.
Exitos y adelante

La Paciencia
Puede que sea uno de los clichés más antiguos de la humanidad, pero la paciencia es verdaderamente una virtud. Realizamos nuestros mayores logros a lo largo del tiempo, con dedicación y perseverancia considerables. Ninguna de estas cualidades sería posible sin paciencia. “Todo se cumple para aquel que espera”, dice el viejo preverbio. El secreto de la espera es la paciencia.

Sin embargo, en nuestra cultura es más probable que actuemos como si la impaciencia fuera una virtud. ¿Cuántas veces habéis escuchado a alguien afirmar: “¡No tengo paciencia!”, como si estuviese orgulloso de revelar su defecto?

¿Cuántas veces vemos a personas que llevan su impaciencia como si fuera una medalla de honor? Sin embargo, la impaciencia no es más que sinónimo de satisfacción inmediata. Y nada podría ser más equivocado que alabar la satisfacción inmediata. Nada podría ser más destructivo para la felicidad, la realización y el éxito. Nada podría ser más perjudicial para un deseo.

A pesar de todo lo que despotricamos contra los vicios de la satisfacción inmediata, a pesar de cuanto moralizamos devotamente contra ella, de cómo la condenamos con fervor, lo único que realmente importa es encontrar un remedio. Paradójicamente , este está justo delante de nuestras narices. Siempre ha estado ahí. En la batalla contra la satisfacción inmediata, el arma más valiosa es la paciencia.

La paciencia es la capacidad de esperar un resultado, en lugar de insistir en que este resultado se produzca inmediatamente. La paciencia es la capacidad de esperar mientras todos los factores que no puedes controlar se ordena para ayudarte a conseguir lo que no puedes hacer solo. Si realmente queremos curar la aflicción llamada satisfaccióln inmediata, lo único que tenemos que hacer es cultivar nuestra paciencia. ¿Pero cómo?

Podemos empezar reconociendo que la paciencia no es sólo una virtud, sino también una habilidad. Además es una habilidad que podemos aprender, y que cualquiera puede dominar. Y la paciencia es una de las habilidades más agradables porque nos permite relajarnos, recuperar el control de nosotros mismos y restablecer un sentido de bienestar y equilibrio, aunque sea en medio del caos.
La paciendia te permite superar la confusión y el caos de una vida frenética y comprender que hay elementos muy por encima de los que puedes dominar con tus propios medios. Si estás dispuesto a esperar estas fuerzas, o, en otras palabras, si eres paciente, ellas funcionarán a tu favor, en lugar de hacerlo en tu contra.

¿Y cómo se aprende la paciencia? De la misma manera que has aprendido todas las otras competencias que posees, es decir, a través de la práctica. Concretamente, practicas eperando.

La próxima vez que tengas que esperar algo, piénsalo como una práctica. No pienses en ello como una pérdida de tiempo sino como una manera de utilizar el tiempo a tu favor. Piensa en ello como si te estuviesen dando una oportunidad para desarrollar una compentencia que, una vez dominada, te brindará la alegría y la tranquilidad con que, de otra manera, sólo podrías soñar.

Al adoptar la paciencia como fuente de fortaleza para que tus deseos se cumplan, y al adoptar la espera como una manera de desarrollar esa fuerza, los retrasos te estimularán, los fracasos te fortalecerán y el tiempo (tal vez que por primera vez en tu vida) finalmente estará de tu lado.”

Que tengas un día lleno de éxito

Saludos
José J Zúñiga Soto
{lang: 'es'}

Entradas Relacionadas

Solucionar Problemas

Pasos para la solución de problemas

Paso 1- Decidir que problema quieres solucionar

Debes enfocarte en la solución de un problema a la vez. Defina el que más te esté molestando. Recuerda que los problemas nos conducen hacia el éxito.

Paso 2- Escoge la solución

Un problema puede tener varias soluciones. Utiliza la lluvia de ideas para encontrarlas y luego escoge la que defina con mayor certeza la solución a tu problema.

Paso 3- Pasa a la acción

Una vea que hayas elegido qué problema vas a solucionar y haya elegido la solución adecuada, debes dedicarte a llevar a cabo la solución. Debes tomar acción.

La Lámpara Mágina. Keith Ellis


Exitos

Jose J Zúñiga S
Oportunidad de Negocio por Internet desde la Casa
Totalmundi

{lang: 'es'}

Entradas Relacionadas