El Deseo. Resumen Cap 2

PIENSE Y HAGASE RICO
Napoleón Hill

CAPITULO 2 

EL DESEO (El primer paso hacia la riqueza)
Por Alba Karina Ramírez

Desde muy pequeños incorporamos en nuestro vocabulario la palabra deseo, la utilizamos cada fin de año al pedir los deseos del año venidero, cada vez que apagamos las velas de nuestra

torta de cumpleaños, cada vez que estamos atravesando un momento difícil y evocamos aquellos que queremos con fervor en ese momento. Sin embargo, poco hemos aprendido sobre el gran impacto que puede tener un deseo en nuestra vida.

Si aprendes a conocer la fuerza de un deseo y lo milagroso que puede ser, tendrás conquistadas todas tus metas. El estado mental conocido como deseo ardiente tiene el poder de hacer que hasta lo imposible se haga realidad.

Ten en cuenta que hay una diferencia entre suspirar por algo y hallarse preparado para recibirlo. Nadie se encuentra listo para nada hasta que no crea que pueda adquirirlo. El estado mental debe ser la convicción y no la mera esperanza o anhelo. Debe convertirse en una “química mental” que no reconoce la palabra imposible, ni acepta el fracaso como realidad.

El deseo ardiente debe ser definido (conocimiento exacto de lo que se quiere), desearse más que cualquier otra cosa para poder conseguir el objetivo. Crear un plan para alcanzar el propósito. Primero soñar, desear, anhelar, pensar, organizar las ideas, planificar las formas y medios definidos para adquirirla y ejecutar esos planes con una perseverancia que no acepte el fracaso. De este modo y creyendo firmemente llegará a su vida aquello que desea.

No darle cabida a otra oportunidad, ni pensar en otra opción por si no consigo lo que quiero. Apostaré mi futuro a mi capacidad de conseguir lo que deseo, sin dar cabida a la posibilidad de retroceder. Aunque las perspectivas se muestren difíciles y el futuro parezca funesto, no imites a los demás, ni hagas lo que parece más fácil. El curso de las cosas acontece para enseñarnos la fe, el coraje y la convicción, no para hacernos fracasar.

Básicamente hay 6 maneras de convertir el deseo en oro:

Primero: determine la cantidad exacta de dinero que desea. No basta con decir: “quiero mucho dinero” DEFINA Y PRECISE CON EXACTITUD LA CANTIDAD.

Segundo: determine con exactitud lo que se propone dar a cambio del dinero que desea (no se recibe algo por nada).

Tercero: establezca un plazo determinado en el que se propone poseer el dinero que desea.

Cuarto: cree un plan preciso para llevar a cabo su deseo y empiece de inmediato a poner el plan en acción.

Quinto: escriba un enunciado claro y conciso de la cantidad de dinero que se propone conseguir, apunte el tiempo límite para esta adquisición, aclare lo que se propone dar a cambio del dinero y describa con exactitud el plan mediante el que se propone formularlo.

Sexto: lea su memorándum en voz alta, dos veces al día, una vez antes de acostarse y otra al levantarse, mientras lee, vea, sienta y piénsese ya en posesión del dinero.

Siga al pie de la letra estos seis pasos. En especial observe y siga las instrucciones del sexto paso. La clave está en desear con tanta vehemencia, convertir su deseo en una obsesión, para no tener dificultad en convencerse de que lo adquirirá y verse a sí mismo en posesión del mismo sin aún tenerlo.

AL PLANEAR LA ADQUISICIÓN DE SU PORCIÓN DE RIQUEZA, NO SE DEJE INFLUIR POR QUIENES MENOSPRECIEN SUS SUEÑOS. Recuerde, no se requiere más esfuerzo para apuntar alto en la vida, para reclamar abundancia y prosperidad, del que hace falta para aceptar la miseria y la pobreza.

¡APUNTA ALTO!

Aba Karina Ramírez
Socia Fundadora Pure Feedback System

RESÚMENES ANTERIORES

  1. En el Cap 1 hablamos de que debemos tener una buena idea para alcanzar el
    éxito. Te pregunto: ¿Ya tienes definida esta idea o deseo o sueño o meta? Clic Aquí

 

{lang: 'es'}

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.